Cerrar

Publicidad que vende emociones

Tanto en el cine como en la literatura, lo que más cala en el público es identificarse con las emociones o sentimientos que se nos presentan en la #trama. En el mundo de la publicidad no iba a ser menos, por eso campañas como las de Apple funcionan tan bien. El éxito está asegurado cuando se conecta emocionalmente con los consumidores, haciéndoles participes de los relatos comerciales y no tratándolos como meros receptores del mismo.

Por eso os traemos el nuevo anuncio de la compañía Audi, un ejemplo estupendo de que el mundo entero se mueve por emociones.

La elección de un T-Rex muy humanizado para presentar su nuevo modelo de vehículo con conducción autónoma es sencillamente perfecta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *