Cerrar

Espacio abierto: Dr. Carlos González Juanatey

“Estoy convencido de que la cardiología, conjuntamente con atención primaria, centrará sus esfuerzos en el ámbito de la prevención en los próximos años, ya que esta es la clave para reducir el impacto de las enfermedades cardiovasculares, que continúan siendo la primera causa de muerte en España”

Dr. Carlos González Juanatey, Jefe de Servicio de Cardiología del Hospital Universitario Lucus Augusti de Lugo y actual presidente de la Sociedad Gallega de Cardiología (SOGACAR), profesional con el que llevamos años colaborando. Amablemente se ha prestado a responder nuestras preguntas sobre su papel en la cardiología gallega y las tendencias en la especialidad. Hemos dividido la entrevista en dos bloques, el primero con preguntas enfocadas a ser respondidas como presidente de la SOCAGAR y el segundo desde su experiencia como jefe de servicio.

Muchas gracias por la colaboración!

Como presidente de SOGACAR

En un contexto de multitud de herramientas de información y formación y existencia de sociedades nacionales e internacionales muy sólidas,  ¿cuál es el papel principal de las sociedades científicas autonómicas en el contexto actual?, ¿qué espacio cubren?

Las Sociedades Científicas Autonómicas juegan hoy en día un papel importante en varios aspectos:

En el marco actual de descentralización del sistema sanitario en España, son un punto de encuentro de la especialidad a nivel autonómico para la canalización de proyectos e iniciativas hacia la administración sanitaria. Además, representan al colectivo de profesionales, en defensa de sus intereses desde un punto de vista científico y asistencial ante la administración autonómica.

Aglutinan a grupos de trabajo de diferentes hospitales de cada comunidad autónoma, favoreciendo la constitución de redes asistenciales y de investigación en el ámbito local.

Permiten difundir de un modo más directo los proyectos docentes y de investigación de las sociedades a las que pertenecen como filiales.

En nuestra comunidad autónoma gallega, nos permite el establecimiento de alianzas con otras comunidades autónomas próximas, como Asturias, y con el área norte de Portugal, para el desarrollo de diferentes aspectos referidos a la formación continuada y la investigación clínica.

Relacionado con lo anterior, ¿cuáles son las líneas maestras o los objetivos principales de su presidencia? y ¿cuál le gustaría que fuese su legado? (¿por qué le gustaría ser recordado tras su mandato?).

La presidencia de la Sociedad Gallega de Cardiología (SOGACAR) tiene una duración de 3 años y mi mandato está centrado en desarrollar proyectos en el ámbito de la formación continuada y la investigación clínica.

Después de un año y medio de presidencia hemos podido establecer un sistema difundido por toda la Comunidad Autónoma para la realización de Obradoiros, como talleres de trabajo, dentro de diferentes áreas de conocimiento de la especialidad.

Además, se han estructurado reuniones multidisciplinares con otras sociedades científicas que agrupan a profesionales con responsabilidad en el abordaje de las enfermedades cardiovasculares.

Un aspecto muy importante es la constitución de grupos de trabajo autonómicos centrados en los procesos cardiovasculares de mayor importancia en Galicia. Así, además del grupo de trabajo de Cardiopatías Congénitas constituido hace ya varios años, hemos podido poner en marcha un grupo de trabajo en Insuficiencia Cardiaca, que aglutina a todos los hospitales gallegos, como germen de la Red Gallega asistencial a la Insuficiencia Cardiaca. Sus objetivos se centran en desarrollar actividades conjuntas en esta patología a diferentes niveles, tanto a nivel docente, como de investigación epidemiológica y organización asistencial.

Además, se ha constituido ya otro grupo de trabajo en Fibrilación Auricular, y en los próximos meses iniciará su actividad el grupo de trabajo de Cardiooncología y el de Cardiopatías Familiares.

Un objetivo prioritario del grupo de cardiólogos que constituyen mi junta directiva fue tratar de conseguir la canalización a través de la SOGACAR de todas las actividades científicas que se desarrollan en Galicia en el ámbito de las enfermedades cardiovasculares. Estamos muy satisfechos, ya que en gran medida esto se ha conseguido tras un año de trabajo y la SOGACAR está presente avalando todas estas iniciativas.

Tras más de 10 años sin proyectos propios de investigación clínica, la SOGACAR ha podido poner en marcha recientemente un proyecto de investigación en Fibrilación Auricular (Estudio REGUIEFA) de la mano de su grupo de trabajo, para realizar un gran estudio epidemiológico en Galicia de esta patología, que incluirá a más de 1000 pacientes de todos los servicios de cardiología de los hospitales gallegos.

La dotación de becas para la formación continuada de residentes de cardiología y adjuntos jóvenes ha sido también otra de mis prioridades. En relación con lo anterior, quiero señalar que la SOGACAR ha institucionalizado en el último año el primer encuentro de residentes de cardiología de Galicia (Reunión de Noveis), para darle protagonismo a este colectivo dentro de la sociedad.

Mi principal objetivo como presidente de la SOGACAR, y por lo que realmente me gustaría ser recordado, es por haber podido ser un elemento facilitador para aglutinar y canalizar los proyectos de la cardiología gallega, con una vocación de integración de todos los servicios de cardiología en Galicia, para tratar de mejorar la calidad asistencial, la calidad de vida y el pronóstico de todos los gallegos con enfermedades cardiovasculares independientemente de su lugar de residencia.

¿Cree que se va a modificar a medio plazo (5-10 años) el mapa actual de sociedades científicas autonómicas?: Fusión entre autonomías dentro de una misma especialidad, entre especialidades dentro de un misma autonomía o una mezcla de ambas.

La evolución en los últimos años de los recursos disponibles para la formación continuada y la investigación clínica ha hecho que las actividades se concentren y adquieran formatos de más fácil acceso para todos los profesionales. Los sistemas de información y la oferta formativa han progresado hacia formatos más concretos y accesibles. En base a ello, aunque la cardiología es una especialidad con una entidad muy sólida, si es cierto que el ámbito autonómico brinda oportunidades para la unión de recursos, intereses y oportunidades que sumen un volumen de profesionales que proporcionen más fuerza a las sociedades autonómicas. En este sentido, existen ya en España diferentes experiencias que demuestran que el camino a recorrer es este. Galicia y Asturias son un ejemplo, sumando sus recursos desde hace años con la celebración de sus Congresos Gallego-Asturianos.

Por otro lado, la trasformación de las sociedades científicas autonómicas de las especialidades que trabajan en procesos asistenciales comunes en estructuras multidisciplinares que aglutinen a diferentes profesionales, estoy convencido que será el futuro. Las enfermedades cardiovasculares son un muy buen ejemplo.

Como Jefe de Servicio de Cardiología del Hospital Universitario Lucus Augusti de Lugo:

¿Hay algo que diferencie al servicio de cardiología que dirige del de otros hospitales en ciudades de similar tamaño? ¿Cuáles son sus puntos fuertes principales?

Soy Jefe de Servicio de Cardiología del Hospital Universitario Lucus Augusti desde hace 8 años y he podido asistir de manera privilegiada a una trasformación del mismo, en cuanto a su estructura asistencial, su cartera de servicios y sus profesionales.

Hemos podido poner en marcha en los últimos años aquellas áreas fundamentales en la cardiología no disponibles en nuestro hospital. La apertura del nuevo hospital de Lugo hace ya 5 años y nuestra área sanitaria de 350.000 habitantes nos ha dotado de una entidad suficiente para la trasformación del servicio. El esfuerzo del grupo de profesionales de nuestro equipo, junto con la estructura asistencial y tecnológica del hospital, de la mano de  nuestra gerencia de la EOXI y la consellería de sanidad han sido la clave en este proceso, permitiéndonos diferenciarnos de hospitales de 2º nivel de nuestra autonomía.

Entre los aspectos diferenciadores del servicio de cardiología destacan como fortalezas los siguientes:

La puesta en marcha de las guardias de cardiología de presencia física 24 horas, que permitió transformar la asistencia a la patología cardiovascular en nuestro hospital.

La puesta en marcha de la Unidad de Hemodinámica en la que realizamos más de 1000 cateterismos y 400 angioplastias anuales. Nos ha permitido tambien iniciar programas asistenciales en el ámbito del intervencionismo en estructural, así como programas de investigación y formación dentro de la fisiología coronaria.

La puesta en marcha de la Unidad de Electrofisiología con la realización de procedimientos diagnósticos (estudios electrofisiológicos) y de ablación, siendo el cuarto hospital gallego que dispone de dicha unidad.

El inicio de la actividad en la Unidad de Rehabilitación Cardiaca, con programas Fase II y Fase III, siendo la primera unidad de estas características en un hospital público del SERGAS.

La concesión de la acreditación de docencia MIR en cardiología para 2018, que ha sido una apuesta definitiva del servicio y la gerencia.

Un aspecto especialmente diferenciador del servicio es nuestra alianza con la Facultad de Veterinaria de la Universidad de Santiago de Compostela en su Campus de Lugo. Así, en este año 2017 hemos constituido un Grupo de Investigación conjunto con el Departamento de Farmacología (Grupo clínico-académico Biodiscovery HULA-USC: BIOHUS) que ha sido acreditado como Grupo de Investigación Consolidado en el área de inflación del Instituto de Investigación Sanitaria de Santiago (IDIS). Además, el Instituto de Investigación Carlos III nos ha concedido para los próximos 3 años una dotación económica de 150.000 euros para el desarrollo de un proyecto FIS que estudiará en pacientes con enfermedad coronaria, el papel de las ciclofilinas y su modulación con compuestos marinos (gracilinas) sobre la enfermedad aterosclerótica.

Por último, nuestro trabajo por procesos con equipos multidisciplinares entre niveles asistenciales y la producción científica del servicio de la mano de nuestras líneas de investigación clínica (con más de 100 artículos publicados en los últimos 8 años) es otro de los puntos fuertes del servicio.

Para mi es un orgullo que nuestro servicio haya sido distinguido en varias ocasiones en los últimos años entre los 5 mejores servicios de cardiología de España por los prestigiosos premios BestinClass.

¿Qué cambios anticipa en la cardiología en los próximos 10 años?

La cardiología es una de las especialidades médicas que mayor trasformación ha sufrido en los últimos años.

La innovación tecnológica, los nuevos fármacos y la mejora de los sistemas de información nos han permitido transformar la asistencia de los pacientes con enfermedades cardiovasculares en los últimos años, mejorando su calidad de vida y el pronóstico.

Considero que los avances en los programas de telemonitorización nos permitirán mejorar el control ambulatorio de nuestros pacientes, reduciendo las visitas al hospital y los ingresos, al permitir adelantarnos a las inestabilizaciones en pacientes con patologías cardiovasculares crónicas. Los pacientes con insuficiencia cardiaca, los portadores dispositivos (marcapasos, desfibriladores y resincronizadores), los pacientes con arritmias e incluso los pacientes con cardiopatía isquémica crónica y portadores de prótesis valvulares serán los que más se podrán beneficiar de estos programas.

Además, el envejecimiento de la población y el aumento de la esperanza de vida, harán que nuestros pacientes, de la mano de la innovación tecnológica en los procedimientos diagnósticos y terapéuticos en cardiología, puedan beneficiarse de soluciones menos invasivas para el tratamiento de la enfermedad valvular con el implante de prótesis percutáneas de forma habitual y también en el abordaje de la enfermedad coronaria. Las nuevas plataformas de stents bioabsorbibles transformarán con seguridad en el futuro los procedimientos de revascularización coronaria.

Estoy convencido de que la cardiología, conjuntamente con atención primaria, centrará sus esfuerzos en el ámbito de la prevención en los próximos años, ya que esta es la clave para reducir el impacto de las enfermedades cardiovasculares, las cuales continúan siendo la primera causa de muerte en España.

¿Cómo está posicionado su servicio o cómo va a posicionarlo para afrontar con garantías los cambios que adivina?

Veo a mi servicio bien posicionado para afrontar los retos futuros, siempre dispuesto a adaptarse a las necesidades que nos impone nuestro ámbito de actuación, en un mundo donde la actualización, la competencia y la mejora continua son las claves para mantener los estándares asistenciales, docentes y de investigación, permitiendo incrementar la calidad asistencial y la eficiencia operativa del servicio.

Ante la continua trasformación de los sistemas sanitarios, junto con el creciente debate sobre la sostenibilidad del sistema, parece claro que contar con unidades clínicas excelentes que combinen una alta calidad en la prestación de los servicios a la vez que una gran eficiencia en el uso de los recursos es una necesidad del sistema. Este objetivo va necesariamente aparejado a un equipo clínico excelente, la adecuada infraestructura y tecnología y unos protocolos de actuación estandarizados, que aseguren la equidad, favorezcan el empoderamiento del paciente, y que garanticen su seguridad,  la calidad de la prestación y la eficiencia de los recursos empleados. Este hecho condiciona un necesario planteamiento de mejora continua, que permita dar respuesta a esta exigencia asistencial con máxima calidad y eficiencia, planteada dentro de una estrecha colaboración y coordinación entre diferentes profesionales de distintos servicios y hospitales que garanticen una asistencia de calidad.

Para poder adaptarnos a estos cambios futuros, nuestro servicio contará con un modelo de trabajo dentro de un marco operativo que nos facilite la ejecución de cada una de las actividades fundamentales del servicio, esto es, actividades de alto valor añadido en los ámbitos asistencial, científico y técnico, y que aligere la carga de todas aquellas actividades de soporte complementarias que no contribuyen estrictamente a la misión del servicio y del hospital, tales como los procesos administrativos o de control de gestión, pero que son imprescindibles para unas operaciones eficientes y de calidad.

Este marco operativo se constituye como un modelo de integración de actuaciones que pivota sobre tres ejes: recursos humanos y materiales (equipamiento, espacios, sistemas de información, etc.), procesos operativos (control de gestión, organización, vías clínicas, logística, etc.) y desarrollo sostenible del servicio (plan estratégico, desarrollo profesional y retención de talento, investigación, etc.).

Deixa unha resposta

O teu enderezo electrónico non se publicará Os campos obrigatorios están marcados con *