Cerrar

¿Quien da menos?

Buceando por la red en busca de imprentas para un proyecto propio, que espero vea la luz próximamente, me encontré con una imprenta de Vigo de pequeño y gran formato que anunciaba “Renueva tu web con nosotros por solo 50 €”.

Cualquiera que sea profesional del desarrollo web y del diseño gráfico sabe que este precio es un imposible, casi diría que un insulto, si se busca una empresa o un profesional serios que realicen su trabajo con rigor y calidad y si de lo que hablamos es de una transacción comercial y no de una donación. Es absolutamente imposible imposible que llevar a cabo un desarrollo web que sea un win-win para el proveedor y el cliente por 50 €.

Esto me ha hecho pensar, o mejor repensar pues no es la primera vez que le doy vueltas a esto, sobre el daño que este tipo de ofertas hace no solo a la profesión sino al producto final y, por tanto, al cliente.

Tengo claro que las circunstancias de cada cual lleva a determinadas elecciones de contratación, a veces acertadas a veces erróneas, a veces deseadas a veces impuestas. Pero también tengo claro que hay ciertas consideraciones que al menos deberían ser tenidas en cuenta antes de hacer nuestra elección. Me atrevo a dejaros aquí tres que, en mi opinión, son básicas.

#1 Conoce a tu proveedor

Posiblemente no es lo mismo comprarle a Manolito el de Mafalda que a otro vendedor.

Como en cualquier otra contratación de servicios, es importante que te informes sobre la reputación de quién te va a diseñar o desarrollar tu web. Si escoges una empresa o un freelance con recorrido profesional y una reputación contrastada tienes pocas posibilidades de que te deje en la cuneta. Consulta la web y los proyectos realizados por el posible proveedor antes de contratar.

 

#2 Be responsive my friend

Nos quedamos con el hombre de goma frente a Pinocho.

Actualmente es imprescindible que tu web se vea correctamente en cualquier dispositivo y pantalla porque tus clientes lo verán no solo desde el ordenador sino a a través de la Tablet o el teléfono. Una web con un diseño responsive es garantía de que tu proveedor está al día, es más amable para tu cliente y además evita que Google te penalice sino lo es.

 

 

#3 Derecho de propiedad

Una pregunta frecuente de clientes que trabajan con nosotros por primera vez es ¿De quién es la web?. Esto es importante. Considerando el diseño y el desarrollo como una creación supuestamente, los derechos de cualquier creación son propiedad del autor. En este sentido es vital que dejes bien claro y por escrito esta cuestión de los derechos de autor antes de comenzar el proyecto, incluso es conveniente que formules esta pregunta antes de hacer la contratación

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *