Cerrar

Hola, buenas tardes ¿Eres un robot?

¿Cuántas veces nos habrán hecho esa pregunta al entrar en cientos y cientos de sitios web?. Especialmente cuando estás interesado en intentar interactuar o incluso a la hora de acceder a determinada información. Sí, mi proveedor de telefonía móvil cada vez que quiero descargar la factura del mes me pide que verifique si soy o no soy un robot. Me imagino que intentan evitar el robo de información personal, pero también hay que recordar que ya está la propia seguridad de mi cuenta.

Al principio los métodos de identificación consistian en la introducción de las letras que tu con tu vista podías leer. Los había más difíciles de leer, otros más fáciles; pero en general esa era la idea. ¿Qué estaba ocurriendo?, los que hacían los bots consideraron buena idea desarrollar algoritmos para sus robots que les permitiesen identificar lo que estaba escrito en el recaptcha y de esta forma poder saltarlo.

La magia del reCaptcha

La solución más adelante fue la llegada del reCaptcha V2. Esta solución entonces empieza a trabajar con otro tipo de información. El recaptcha V2 es el que se estaba utilizando hasta hace nada en todas partes y que seguramente aun podréis ver durante unos días.

Este recaptha funciona para el humano de una forma muy sencilla, símplemente hacer click. ¿Pero esto no debería ser también sencillo para un robot?. Pues para nada, por que ahora además de la forma en la que tu mueves el ratón hasta llegar al cuadrado y hacer click (lo cual ya es objeto de estudio); si no que además analiza las cookies actuales de la web y lo que estuviste haciendo en la web como usuario durante los últimos minutos. El nuevo sistema busca analizar tu comportamiento como humano. De esta forma se consigue un recaptcha así de cómodo.

Y ahora llegamos el reCaptcha V3. En este ya no es necesario hacer click, es más, este reCaptcha en principio no lo vas a ver. En realidad no es más que una evolución del concepto que manejaba el reCaptcha V2. Para los robots en efecto cada vez es más difícil, por que tienen que simular el comportamiento normal de un humano verdadero. Además de que Google esta vez no ha revelado parte de la información de su criterio para identificar robots o humanos, quitando la posibilidad de que los robots se adapten al nuevo sistema para saltárselo.

¿Alguna preocupación?

La evolución es clara, la seguridad para la página web con este nuevo reCaptcha es genial y para el usuario es muy cómodo. Pero atendiendo a como funciona esto ¿no te surge una preocupación?. En efecto, en este caso el peligro no es que se te esté identificando cómo un humano. Si no que se te esté identificando como un humano concreto. Ahora la cosa ya empieza a cambiar, ya que en este caso y como es habitual en este tipo de técnicas de marketing digital, con la excusa de la seguridad de la web y mayor comodidad del usuario final, se sacrifica la privacidad de este. Se sacrifica a través de analizar su comportamiento individual en la web, identificarlo como humano concreto y cruzar esos datos con todos los datos acumulados para tener más información sobre tí y tus costumbres. Sobre tí y sobre lo que te interesa.

Sin ánimo de caer en conspiración, simplemente es una gran noticia lo que nos trae Google, pero también hay que ser conscientes y leer entre líneas de todo lo que ello supone. Tampoco es para que cunda el pánico, ya que tenemos unos organismos que nos protegen ante este tipo de prácticas. Y si bien Google con su reCaptcha V3 analiza dicha información. Si se descubre que reCaptcha V3 almacena esa información y la añade a las bases de datos de Google destinadas a marketing y manejo de la información del público, pues entonces le caerán multas y sanciones como viene ocurriendo. Si por el contrario recaptcha v3 sólo utiliza esa información para el cometido para el que esté destinado no habrá ningún riesgo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *